El neceser redondo y azul

FullSizeRender

Queridos gatos y humanos gatunos:

Comencemos por el principio.

Llegué a las manos de mi humana a la edad de 40 días. Toda su vida había tenido gato, y por circunstancias de la vida, ahora se encontraba huérfana de animales. Aparecí en un neceser redondo y azul. Yo estaba un tanto asustada, pero al ver esa cara de pánfila casi sollozar al verme y cogerme tan despacito y con tanto cuidado, me relajé un poquito.

No os he contado que por aquel entonces mi humana vivía en la residencia en la que trabajaba. Un centro de menores de cinco plantas repletas de niños y niñas: seres chillones, ruidosos y que sienten una tendencia natural a querer cogerte, meterte en cualquier sitio, y ponerte gorrito en Navidad.

Los niños de todos los hogares del centro hacían cola en la puerta del piso donde yo vivía para verme y tocarme.

Tan grande fue el revuelo, que tuvieron que restringir las visitas y habilitarme un espacio más adecuado para mí. Uff, qué descanso…

Recuerdo también esos largo pasillos. ¿Sabéis lo que era flipante? Perseguir caramelos de menta, de esos envueltos en papel ruidoso. Era genial: ella me tiraba uno y yo iba regateando con él por el pasillo. Luego, cuando crecí un poco más, me encantaba cogerlos con la boca y hacer un vuelo rasante por el sillón cuando mi humana estaba sentada en él, y dejarlo caer sobre ella como si fuera una bomba.

¡Ay que tiempos! Ahora más que vuelos rasantes hago estiramientos lentos en el sofá para terminar aposentándome encima de alguna persona sin mirar mucho si lo que queda delante de su cara es la mía, o cualquier otra parte menos noble de mi anatomía.

AMIGO GATUNO, RECUERDA:

  • Hay que intentar en la medida de lo posible evitar el destete precoz. Lo ideal para hacernos con él son las 7 semanas.
  • La manipulación excesiva del cachorro no es buena; puede dar lugar a que aparezcan problemas de agresividad y miedos.
  • Es mejor jugar a perseguir pequeños objetos o juguetes, nunca las manos o los pies. Así se evitarán posibles problemas de agresividad en el juego y no te llevarás sustos cuando estés durmiendo y muevas uno de tus pies.

Acerca de Ruah

Psicóloga, psicoterapeuta, máster en etología y bienestar del animal de compañía
Esta entrada fue publicada en Manejo del cachorro. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El neceser redondo y azul

  1. Pingback: El neceser redondo y azul | El arte de no amargarse la existencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s